Urban Picnic

20.4.04

Cosas propias, totalmente ajenas 

"Mates, grabados con TU nombre" se leía en la cartulina amarilla, donde la publicidad moderna no llega.

Pero esos mates ya estaban grabados cuando yo llegué, y sí, uno decía Federico, pero no es mi nombre.
Me llamo Federico, pero el nombre escrito ahí estaba vacío, no mío, ni de nadie, era un nombre, sin dueño, sin rostro.
Sé que ese nombre suena parecido al mío, pero no es, no. Federico Lupi, Federico Fellini, no tienen nada que ver conmigo, se parecen sus nombres al mío, y nada más.
Igual que con ese mate, ese no es mi nombre... ese nombre es del mate.

Siguen siendo muy parecidos... y sí todos tenemos el mismo nombre? ¿Y si cuando gritan "Fede" me hablan a mí y a los otros 3 que se dieron vuelta, si somos todos el mismo?

-¿Y flaco, te llevás alguno?-

Mi nombre tampoco es flaco, mi nombre tampoco es Tano, mi nombre, Federico, parece que no es mío tampoco, y mi apellido, poco vale, es un capricho legal.

¿Cómo cuernos me llamo?
¿Soy alguien si no tengo nombre?

Me veo en el espejo, y estoy seguro de que ese lunar es mío, de que esos pelos también y esa mirada también. Pero no veo mi nombre por ningún lado.
Es bastante liberador, no tengo relación con ninguno de esos ajenos a mí, que compartían ese nombre conmigo, sin conocerme, sin importarles. Estoy bien, ahora soy un individuo, no soy más parte de ellos.

Soy un anónimo, sin nombre.

Soy único, de nuevo.

Culpa de The Ghost of HMT 12:56

13.4.04

I WANT TO SCREAM!!! 

Quiero gritar, quiero quedarme sin aire
quiero morirme, y volver a nacer
todo en, y todo es, un mismo instante.


Hoy no fue lo que se dice un buen día, tampoco uno malo, simplemente no cumplió con las expectativas.
Pero tuvo sus momentos: una sonrisa ajena debajo de unos ojos inmesamente celestes; las palabras de Sartre tatuándose en mi psiquis; Linklater y su incansable imaginación, otra vez frente a mí; un desencuentro con sabor amargo, que me recuerda lo dulce que puede ser el reencuentro; el cielo gris, durante un momento, para mí, sólo para mí; y mi voz agotándose en un alarido de sentimientos inexpresables, que siento ya como clichés de un soñador moderno.

Porque no entiendo como puedo ser testigo de tanta belleza a mi alrededor, y al mismo tiempo de tanta miseria, y no puedo entender cómo es que arruinamos tanto las cosas. En qué momento se nos fue de las manos todo esto y nos cagamos en nuestro alrededor, en nosotros mismos, y en nuestra propia existencia.

I DON'T WANNA BE AN ANT!

No quiero seguir el camino que alguien ya recorrió delante mío, no quiero seguir en modalidad automática, porque a veces me despierto a mitad del día y me doy cuenta que estuve caminando dormido, trabajando dormido, que estuve muerto y ahora respiro.

Quiero maravillarme ante todo, entenderlo todo, y volver a sorprenderme.
Quiero embriagarme de vida... ¿alguien quiere acompañarme?

Culpa de The Ghost of HMT 00:38

5.4.04

Alguien que me ayude 

No sé dónde empieza esto. No estoy seguro si es nuevo, o parte de mi adicción a la misma emoción.
Tenemos dos caminos, dos cartas, dos caras, dos de lo que quieras. Lucila o Emilia.
La primera, puede haber una explicación para la primera. Ella es, sin lugar a dudas, la única mujer a quién puedo decirle "te quiero" sin miedos, sin que me tiemble la voz, sin sentimientos confusos, es tan claro que la quiero como que el agua es mojada, pero, siempre hay un pero, hasta dónde llega ese "te quiero".
Describirla como el lugar donde respiro para seguir corriendo, o hablar de ella así; "Me voy, estoy citado en algún lugar de un sueño, en algún café de París en Buenos Aires, donde una boca carmesí espera saludarme, llena de historias calladas, que de mirada en mirada iré inventándome. Una mujer, una mujer que soñada es tan encantadora como en la vigilia, una mujer que te hace pensar que estás soñándola cuando te toca."
Hoy, hoy volví a escuchar su voz y, como siempre, mis pensamientos parecieron ordenarse como mágicamente, salvo por uno, lo que pienso de ella, de ella y yo.
Que en lo real, en esta tan lógica y analítica realidad, se podría decir que la extraño muchísimo, y que mi miedo a perderla me lleva a tratar de apresarla de otra manera.

Y por el otro lado está Emilia, la que ignora por completo que le dediqué un párrafo en un libro, la que le gusta jugar conmigo a mirarnos, a sorprendernos. La que siempre me sirve sin saber que pido algo sólo para verla. La que no sabe lo patético que me siento al tener miedo de decirle lo que siento.
Porque lo que siento es confuso, o así quiero que sea. Es confuso porque está Lucila, es confuso porque está Emilia, es confuso porque Romina volvió llamarme después de mi cumpleaños, es todo tan confuso...
Es tan confuso que tiene lógica, tiene la lógica que yo elegí creer hace un tiempo, cuando decidí que mi corazón, que todos los corazones, pueden amar a más de una persona al mismo tiempo, y que necesitan enamorarse a diario para mantener vivo ese sentimiento.
Creo que es la única manera de que se mantenga vivo el sentimiento, que todos hemos visto apagarse, ya sea en nosotros o en alguien más, pero si nos enamoramos por primera vez todos los días, así sea de la misma persona, nunca muere.
Hoy me enamoro por cómo lleva su pelo, ayer me enamoré porque cómo pronunció mi nombre, mañana porque simplemente me parece marivillosa.
Enamorarse a diario, a primera vista, de la misma persona, eso es lo que tanto pronunciamos como amor eterno, como ese "amor de la vida".

Por el momento tengo que aclarar mi cabeza, tengo que volver a verlas a todas, tengo que volver a escucharlas a todas, y tengo que volver a enamorarme de todas, para ver por cuál de ellas prefiría que se me rompiera el corazón, porque esa es por la que tengo que correr.


Culpa de The Ghost of HMT 05:40

La revolución del entretenimiento barato: el picnic urbano.